MDMA para tratar y superar el agobio postraumático.

Por si acaso estar en un país extranjero, con un conjunto de ignotos, disparando a otros ignotos no fuese suficientemente perjudicial, los soldados que vuelven a sus hogares tras vivir los horrores de la guerra deben convivir con el trastorno de agobio postraumático (TEPT), siempre y en toda circunstancia presente para alargar su trauma. El siete por ciento de los combatientes británicos padecen agobio postraumático, en contraste con el veinticinco por ciento perjudicado por este trastorno en los EUA.

Tony Macie —veterano de la guerra de Irak— es uno de esos soldados. Tras retornar a los EUA, traumado por la muerte de sus 2 amigos en un ataque con un camión bomba, Tony recibió un tratamiento usual contra su TEPT. No obstante, tras revisar que la terapia tradicional no daba resultado, comenzó a investigar tratamientos alternativos hasta el momento en que dio con la Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies (Asociación Multidisciplinaria de Estudios sobre Substancias Psicodélicas o bien MAPS), desde l a que se ofrecían tratamientos experimentales con MDMA.

Llamé a Tony para charlar sobre el empleo de esta droga con fines terapéuticos.

VICE: Hola, Tony. ¿Puedes contarme tu experiencia en la guerra de Irak?

Tony Macie: Estuve allá quince meses. Pasaba la mayoría del tiempo despejando las carreteras, siempre y en todo momento con el temor de que nos tendiesen una emboscada. Creo que habían pasado unos 6 meses —yo no estaba allí— en el momento en que un camión bomba explotó en una petrolera y mató a 2 amigos míos. Eso fue durísimo, ahí fue cuando me percaté de que era real, de que estaba en una guerra.

¿Piensas que padecías más que tus compañeros? ¿O bien estabais todos en exactamente el mismo navío?

Creo que todo el planeta padecía, si bien en ocasiones no nos dábamos cuenta, pues estábamos concentrados en proseguir con vida.

¿Hubo algún instante en que temiste realmente por tu vida?

Tal vez justo una vez que explotase el camión bomba. Nos pasamos 3 días seguidos observando la carretera, a la espera de que llegase otro camión con explosivos. Llegamos a un punto en que estábamos en el Humvee y creemos que iba a haber un ataque. Al final no pasó nada, mas pasé 3 días ahí fuera, haciendo el turno por la noche, aguardando a que algo pasase. Allá la muerte te puede asombrar en cualquier instante. Yo siempre y en todo momento temía una emboscada o bien un tiroteo.

¿De qué manera te sentías cuando volviste a los E.U.?

Al comienzo, muy aliviado. Me alegraba estar de vuelta y me sentía seguro. Mas tras dos días, no podía dormir. Pasadas un par de semanas, comencé a tomar para conciliar el sueño, y uno o bien un par de meses tras eso padecí los primeros accesos de pánico y de ansiedad. Entonces fue cuando decidí ir al médico.

¿Qué te recetaron?

Me dieron antidepresivos —no recuerdo cuáles—, Xanax y dos pastillas para dormir.

¿Apreciaste alguna mejora?

No soy muy amante de los antidepresivos. Tenían efectos secundarios muy molestos. En verdad, creo que aun empeoraron mi situación. Terminé tomando todavía más medicación.

¿De qué manera te enteraste de que había tratamientos de MDMA para el TEPT?

Procuré tratamientos alternativos para el trastorno en la red de redes y leí que en ciertas ocasiones se utilizaba MDMA como terapia. Entonces di con la MAPS y contacté con ellos para probar el tratamiento.

Cuéntame de qué manera fue el tratamiento con MDMA.

La dosis era una pastilla de setenta y cinco mg al día. Fui a ver a los de la asociación 3 o bien 4 veces ya antes de comenzar con el tratamiento para charlar sobre el ensayo. La primera hora tras tomarlo estuve en el sofá, relajado. Cuando la droga comenzó a hacer efecto, tuve una crisis de ansiedad.

El MDMA hizo efecto y comencé a sentirme mejor. Me sentía relajado y calmado, invadido por una calma absoluta. Me asaltaron recuerdos que había estado procurando ignorar, mas cuando aparecía el recuerdo, sentía una avalancha de placer. Supongo que era tal y como si mi cuerpo estuviera procurando decirme que admitiera esos recuerdos. Asimismo recuerdo que deseaba sacar la parte positiva de todo, sin importar lo más mínimo la situación. El tratamiento con MDMA asimismo me sirvió para darme cuenta de muchas cosas.

VICE: Hola, Tony. ¿Puedes contarme tu experiencia en la guerra de Irak?

Tony Macie: Estuve allá quince meses. Pasaba la mayoría del tiempo despejando las carreteras, siempre y en todo momento con el temor de que nos tendiesen una emboscada. Creo que habían pasado unos 6 meses —yo no estaba allí— en el momento en que un camión bomba explotó en una petrolera y mató a 2 amigos míos. Eso fue durísimo, ahí fue cuando me percaté de que era real, de que estaba en una guerra.

¿Piensas que padecías más que tus compañeros? ¿O bien estabais todos en exactamente el mismo navío?

Creo que todo el planeta padecía, si bien en ocasiones no nos dábamos cuenta, por el hecho de que estábamos concentrados en proseguir con vida.

¿Hubo algún instante en que temiste realmente por tu vida?

Tal vez justo una vez que explotase el camión bomba. Nos pasamos 3 días seguidos observando la carretera, a la espera de que llegase otro camión con explosivos. Llegamos a un punto en que estábamos en el Humvee y creemos que iba a haber un ataque. Al final no pasó nada, mas pasé 3 días ahí fuera, haciendo el turno por la noche, aguardando a que algo pasase. Allá la muerte te puede asombrar en cualquier instante. Yo siempre y en todo momento temía una emboscada o bien un tiroteo.

¿De qué manera te sentías cuando volviste a los U.S.A.?

Al comienzo, muy aliviado. Me alegraba estar de vuelta y me sentía seguro. Mas tras dos días, no podía dormir. Pasadas un par de semanas, comencé a tomar para conciliar el sueño, y uno o bien un par de meses tras eso padecí los primeros accesos de pánico y de ansiedad. Entonces fue cuando decidí ir al médico.

¿Qué te recetaron?

Me dieron antidepresivos —no recuerdo cuáles—, Xanax y dos pastillas para dormir.

¿Apreciaste alguna mejora?

No soy muy amante de los antidepresivos. Tenían efectos secundarios muy molestos. En verdad, creo que aun empeoraron mi situación. Terminé tomando todavía más medicación.

¿De qué forma te enteraste de que había tratamientos de MDMA para el TEPT?

Procuré tratamientos alternativos para el trastorno en la red de redes y leí que en ciertas ocasiones se utilizaba MDMA como terapia. Entonces di con la MAPS y contacté con ellos para probar el tratamiento.

Cuéntame de qué manera fue el tratamiento con MDMA.

La dosis era una pastilla de setenta y cinco mg al día. Fui a ver a los de la asociación 3 o bien 4 veces ya antes de iniciar con el tratamiento para charlar sobre el ensayo. La primera hora tras tomarlo estuve en el sofá, relajado. Cuando la droga comenzó a hacer efecto, tuve una crisis de ansiedad.

El MDMA hizo efecto y comencé a sentirme mejor. Me sentía relajado y calmado, invadido por una calma absoluta. Me asaltaron recuerdos que había estado procurando ignorar, mas cuando aparecía el recuerdo, sentía una avalancha de placer. Supongo que era tal y como si mi cuerpo estuviera procurando decirme que admitiera esos recuerdos. Asimismo recuerdo que deseaba sacar la parte positiva de todo, sin importar un mínimo la situación. El tratamiento con MDMA asimismo me sirvió para darme cuenta de muchas cosas.

Tony en Irak

¿De qué cosas?

Tomaba calmantes, y a lo largo de entre las sesiones me percaté de que tenía mucha dependencia de ellos. Asimismo llegué a la conclusión de que debía admitir el pasado tal y como era, debía pasar página. No había nada que pudiese hacer para mudar el pasado.

¿De qué manera influyó el tratamiento a tus relaciones con la familia y los amigos?

Había estado apartándolos de mí, con lo que reanudé muchas relaciones con familiares y amigos y estaba más abierto al amor. Asimismo sentía que era de nuevo capaz de comunicarme. Cuando volví a casa, no podía comunicarme con mi familia, mas ahora siento que estoy más unido . Generalmente, procuro no decir cosas negativas. Mi relación con el TEPT asimismo ha alterado absolutamente.

¿Cuánto duraron las sensaciones positivas?

Puesto que creo que es un sentimiento que cada vez siento más. Ahora siento que puedo abrirme más y charlar con la gente de cosas. Es un proceso progresivo.

¿Padecías algún efecto negativo en el momento en que te daba el bajonazo?

Lo cierto es que no. Quizás el único efecto secundario era que me dolía un tanto la quijada, mas solamente. Fue una experiencia positivísima.

¿Harás más sesiones?

Si volviese a tomar o bien a probar síntomas, lo procuraría, toda vez que fuera legal.

¿Aconsejarías el tratamiento de MDMA a otros veteranos?

Lo que no le aconsejo a absolutamente nadie es que lo pruebe de forma directa. Creo que deberían hacerse más ensayos y también investigaciones sobre este tratamiento. Me agradaría que todo el planeta que estuviese perdido a raíz de un trauma dispusiese de esta herramienta. La psicoterapia con MDMA me abrió las puertas de la compasión, el amor y las ganas de proseguir adelante.

Mil gracias por conversar conmigo, Tony.

Vía Vice: http://www.vice.com/es/read/mdma-is-helping-me-overcome-my-ptsd

Regístrate