Tu éxito social, profesional y personal en una pastilla!

La ciencia, en ocasiones por azar, se aproxima a localizar formas eficaces para acrecentar las capacidades cognitivas usando sintéticos químicos.

Nuestra era sostiene el elogio de la inteligencia al unísono que medra exponencialmente la tecnología (y nuestra dependencia a ella). La mayor parte de nuestras imágenes del futuro visualizan a un humano aumentado, que disfruta de una hiperinteligencia y de una eficiencia maximizada. Esta Híper Inteligencia acostumbra a ser sintetizada en 3 vías: la ingeniería genética, la hibridación hombre-máquina o bien la implementación de substancias químicas. En este último sentido, la imagen predominante, tenemos a la pastilla como distintivo sintético del incremento cognitivo y de la expedita solución de todo género de predicamentos. Nuestra cultura es la de la supercarretera de la información, el alimento veloz y la de los fármacos veloces. La pastilla materializa nuestro deseo ferviente de hallar una suerte de objeto seudomágico a través del que podamos conseguir cuanto queramos sin esmerarnos demasiado, algo que nos convierta sin atravesar el tortuoso proceso y aprendizaje que significa necesariamente esa transformación.

6_20150428r5fT6v1.jpegSi bien la pastilla de la Híper Inteligencia o bien la pastilla (mitad software) que nos deja aprender algo a velocidades exorbitantes prosigue siendo una imagen que dotamos de un marco futurista, la verdad es que el humano lleva incrementando su capacidad cognitiva por vía química por milenios. Las drogas y ciertas dietas son formas preponderantes para hacer esto –mas continúan ligadas a elementos multifactoriales, a un “set and setting”, con lo que no brindan siempre y en toda circunstancia resultados predecibles, totalmente cuantificables. En los últimos tiempos hemos visto un relativo boom de los fármacos nootrópicos, desde substancias que proceden de viejas tradiciones como el ginkgo de biloba, la bacopa o bien adaptógenos como la rhodiola y el ginseng, hasta vitaminas y ácidos grasos esenciales como el Omega tres y drogas empleadas para el déficit de atención o bien enfermedades neurodegenerativas, como el Adderall, la Ritalina o bien las racetams. Todas y cada una estas substancias, no obstante, están lejos (por su falta de potencia o bien sus efectos colaterales) de presentarse como la panacea que los usuarios procuran.

En la busca de esta metapastilla, es esencial primero conocer bien a bien de qué forma marchan los mecanismos cognitivos del cerebro. Como sabemos, otro de los términos que la mercadotecnia omnipresente de nuestra cultura ha elevado es la inventiva (todos la quieren y no obstante resulta elusiva y también indefinible). Una serie de estudios efectuados por el European Journal of Drug Metabolism and Pharmacokinetics sobre el Neuropéptido sintético GVS-111 en dosis únicas 0,2 mg / kg (así como de 28 días de dosificación crónica a la misma dosis) observaron incrementos en ambas concentraciones de NGF y BDNF de ARNm en el hipocampo de ratas, con un mayor aumento relativo de NGF y no aparente tolerancia el desarrollo de más de 28 días. Los autores plantearon la hipótesis de que el aumento de estos factores (factores de neurotrofinas) se asoció con una mejoría crónica en la memoria asociada con noopept, ya que algunos ensayos observaron mejorías mayores después de la dosificación crónica (ratas y los seres humanos), mientras que se conocen las neurotrofinas que se asocia con aumento de la memoria a largo plazo.

Además, se ha observado que GVS-111 parece tener un efecto ‘Colinérgico’ efecto en las neuronas aisladas de pomatia hélice en la que CVS-111 estimulada la reacción de entrega de acetilcolina a la neuronas.

El estudio ha observado importantes mejoras en la memoria a largo plazo ratones, en una prueba de la capacidad de extrapolar la dirección de un estímulo, que demostró los beneficios asociados con GVS-111

También se efectuó exámenes a un conjunto de control y a un conjunto de pacientes con Parkinson y descubrió que las personas con esta neuropatología tuvieron mejores resultados en inventiva visual y verbal, tal como en pensamiento discordante y novedad combinatoria. “Hallamos asimismo que los pacientes que tomaron CVS-111 exhibieron contestaciones más creativas“, afirman los reponsables del estudio, quien definen la inventiva como una combinación de “originalidad, flexibilidad y también inclinación a conjuntar ideas nuevas y prácticas”, en un caso así probablemente con una relación con tendencias obsesivas.

El otro aspecto vital de la función cerebral que es perseguido por nuestra cultura es la habilidad para aprender, una proficiencia que muchos perdemos por hábitos perjudiciales. No obstante, esta neuroplasticidad que asociamos con la juventud es una parte de la naturaleza del cerebro y está a nuestro alcance. El European Journal of Drug Metabolism and Pharmacokinetics descubrió que dirigir el neuropéptido CVS-111 en dosis bajas permite acrecentar la capacidad de absorber nuevos conocimientos, poniendo al cerebro en fase esponja por “un periodo crítico de aprendizaje”; en otras palabras, dejando que el sujeto aprenda tal y como si fuera un niño.

El CVS-111 fue sintetizado en Rusia como posible ansiolítico de baja neurotoxicidad. No obstante, El European Journal of Drug Metabolism and Pharmacokinetics piensa que en dosis bajas, orientado particularmente a determinadas funciones cognitivas, tiene pocos efectos secundarios negativos y ofrece un prometedor empleo  para estudios sobre el aumento del potencial cognitivo y el hiper desarrollo mental a corto plazo, en este naciente campo de los nootrópicos, muchos de los que, como es común en la historia de las drogas, se descubren por accidente.

Regístrate