Una investigación experimetal con neuropétidos, muy cerca de lograr el NZT-48 de “Sin Límites”.

En Limitless (2011), Bradley Cooper encarna a un escritor mediocre que merced a la droga NZT-48 logra tener acceso al mítico ochenta por ciento de capacidad cerebral al que ningún humano consigue entrar.

Esto tiene entretenidas (y optimistas) consecuencias, como que se vuelve un genio matemático, un sensible y ovacionado escritor y un donjuán con las mujeres (cuyos nombres jamás olvida). La película, aparte de entregar una visión de lo que se espera de la farmacéutica y los nootrópicos hoy en día, asimismo muestra el umbral de adicción y dependencia de una droga tan potente que nos convierta en algo diferente a lo humano.

En un campo más próximo, una molécula (llamada FXR1P) podría ser la clave para progresar la capacidad de memoria y un promisorio tratamiento contra enfermedades neurodegenerativas, desde el Alzheimer hasta la pérdida de plasticidad cerebral.

Conforme un comunicado de prensa de científicos de la universidad de McGill, en Canadá, remover la molécula FXR1P del cerebro de ratones da como resultado el florecimiento de nuevas moléculas almacenadoras de memoria. El beneficio se halla en progresar las conexiones neuronales, y conforme Keith Murai, líder del estudio, sus aplicaciones pueden incidir en el tratamiento del autismo si ciertas zonas de actividad cerebral reducen –y en tratamientos contra el Alzheimer, si la actividad cerebral aumenta.

A decir de Murai, “si conseguimos identificar compuestos que controlen el potencial de freno del FXR1P, podríamos ser capaces de trastocar la actividad cerebral o bien la plasticidad”.

¿Mas qué sucedería si los Big Pharma desarrollasen mejoradores de la capacidad cerebral libres a costes descomunales? ¿Es posible meditar en una generación de genios ávidos de riqueza, o bien debemos suponer que una mejora en la capacidad cerebral (aunado al incremento en la esperanza de vida) va a poder entregar a todo el mundo la posibilidad de sostener una memoria sana a lo largo de su vida? De momento, esta investigación ofrece más preguntas que contestaciones.

Regístrate